La Noción
 
 
   Viernes, 23 de Junio de 2017 - 5:35 pm | Santos de hoy: Zenón, Agripina | Actualizado: 1:49 pm
Gadgets para tu web
Inserta noticias
o encuestas
en tu página web
 

La tienda de La Noción La tienda de La Noción   Video Chat Video Chat   Foro Foro   
Estamos en Facebook | Vida Una en Twitter | Estamos en Google+ | Estamos en LinkedIn | Estamos en You Tube
San Pedro Alcántara San Pedro Alcántara   Fotos Fotos  Videos Videos   Envíanos tu Noticia Tu Noticia  Envíanos tu Foto Denuncia Tu Foto Denuncia   Hemeroteca  



 Portada   Málaga   Andalucía   España   Internacional   Sucesos   Naturaleza   Economía   Tecnología   Deportes   Opinión 

Columna
Martes, 13 Enero 2015

BALCÓN GLOBAL



LOS ÚLTIMOS acontecimientos sangrientos de París, si para algo han servido —a fuerza y mazazo de la terrible tragedia terrorista con la desaparición de los doce redactores, del policía musulmán y de cuatro de los rehenes, junto a los diversos, y fatales también, efectos colaterales— es precisamente que el mundo está más que predispuesto al fortalecimiento de la unidad. La mayoría de los líderes mundiales ha participado (de una u otra manera) en la manifestación de repulsa por estos lamentables hechos. Es un pequeño paso de una parte de los seres humanos, pero un gran avance para la humanidad. El cruento ataque producido deliberadamente en un medio de comunicación ha simbolizado la fuerza adquirida en la conciencia universal del tema de la libertad de expresión. Y lo transciende en el sentido de que incluso la precariedad que padece casi la mitad de la población mundial y ciertos países enteros es susceptible de modificación. Y a favor.
   En España, sin ir más lejos, los pedigüeños, mendigos e indigentes casi invaden las calles de cualquier ciudad. La libertad de expresión se defiende mejor si va acompañada por la equidad y la ausencia genérica de inanición ciudadana junto a un sentido ecológico de lo que existe y de lo que se consume, mientras se patentiza una clara renovación de la noción sistémica que no va pareja al sufrimiento social, los abusos y los ataques de descerebrados eliminando la vida.
   El caso es que la muerte y la desolación no solo la provocan los terroristas sino las carencias, la carestía y el constreñimiento público, lo cual viene provocado por otros seres humanos quizá más peligrosos: quienes dirigen los grandes trusts financieros; quienes diseñan normativas como la Ley de Seguridad Ciudadana en España, más conocida como ley "mordaza", de la que recelan gran parte de los columnistas más importantes de Europa dado que de su lectura se desprende una nueva y sutil inoculación —en la actual resocialización de la democracia— del veneno de la austeridad neoliberal que ha atenazado también a las otras naciones más modestas de la CEE.











Esta págna fue generada en 0,078 segundos.


Servicios
Traductor Traductor Diccionario Diccionario Farmacias Farmacias Webcams de Málaga Webcams de Málaga
Foros Foros Video Chat Video Chat Hemeroteca Hemeroteca Códigos postales Códigos postales
Simulador hipotecas Simulador hipotecas Horóscopo Horóscopo Loterías y sorteos Loterías y sorteos Páginas Amarillas Páginas Amarillas
Calcula tu ruta Calcula tu ruta Teléfonos de interés Teléfonos de interés Noticia RSS feed Gadgets para tu página web Gadgets para tu web
Conversor de monedas Conversor monedas El tiempo El tiempo Fases Lunares Fases Lunares Páginas Blancas Páginas Blancas
Prensa y Revistas Prensa y Revistas Televisión Televisión Radio Radio Guía Tv Guía Tv
Buscador Web Buscador Web      

Web Solidaria Vida Una San Pedro Alcántara La Noción

Foros