La Noción
 
 
   Viernes, 22 de Septiembre de 2017 - 2:51 am | Santos de hoy: Mauricio, Maurón, Digna, Emerita | Actualizado: 8:36 pm
Gadgets para tu web
Inserta noticias
o encuestas
en tu página web
 

La tienda de La Noción La tienda de La Noción   Video Chat Video Chat   Foro Foro   
Estamos en Facebook | Vida Una en Twitter | Estamos en Google+ | Estamos en LinkedIn | Sala de videos
San Pedro Alcántara San Pedro Alcántara   Fotos Fotos  Videos Videos   Envíanos tu Noticia Tu Noticia  Envíanos tu Foto Denuncia Tu Foto Denuncia   Hemeroteca  



 Portada   Málaga   Andalucía   España   Internacional   Sucesos   Naturaleza   Economía   Tecnología   Deportes   Opinión 

Columna
Lunes, 05 Octubre 2015

BALCÓN GLOBAL



LO MÁS fácil es acomodarse a la idea de contemporizar con una querencia voluntaria de las personas sin techo a permanecer en una situación precaria y mendiga, o a provocar argumentos cuya tesis viene a ser que esa vida que llevan es porque ellos la desean, que no se adaptan a normas ni horarios. En su principio, sin embargo, nadie está así por gusto.
   He querido comprobar qué significa dormir en la calle y pase una noche con desahuciados. Me introduje, canté, me reí, bebí su cerveza. Comprobé cómo es su vida. “Búscate unas cajas”, me aconsejaron; me fabriqué también una almohada. Detrás de la Catedral de la Virgen de los Desamparados de Valencia el amigo y compañero instaló su alcoba y dejó espacio para mí. A medianoche noté cómo me arropaban. Antes del amanecer nos levantamos, recogimos la totalidad de los aposentos, despejamos y dejamos practicable la zona para sus nuevos transeúntes: los hombres de provecho, los otros, los de la vida normal. En una panadería de lujo, por la puerta de atrás, nos proporcionaron pan de centeno y exquisiteces crujientes, aunque del día anterior; nos separamos hacia una plaza y acompañamos ese condumio por un café humeante que un hostelero buenamente preparó. Mi nuevo amigo tenía copia de la llave de los servicios de un aparcamiento público: allí nos aseamos. En definitiva, pude descansar relativamente bien, con grata compañía, sin miedo y sin frío; todo gratis. El nuevo día se abrió paso, el Sol de nuevo brilló para todos. 
   A partir de la experiencia, he pensado que la sociedad en su conjunto mejoraría notablemente si todos los indigentes contasen con un centro donde les garantizasen la comida y la dormida y, también, el ejercicio de alguna actividad que les permita realizar tareas, recibir instrucción o un oficio con miras a su estancia en esos momentos perentorios pero también a estabilizarse en un futuro, donde el compañerismo se respirase y se enseñase empatía.











Esta págna fue generada en 0,093 segundos.


Servicios
Traductor Traductor Diccionario Diccionario Farmacias Farmacias Webcams de Málaga Webcams de Málaga
Foros Foros Video Chat Video Chat Hemeroteca Hemeroteca Códigos postales Códigos postales
Simulador hipotecas Simulador hipotecas Horóscopo Horóscopo Loterías y sorteos Loterías y sorteos Páginas Amarillas Páginas Amarillas
Calcula tu ruta Calcula tu ruta Teléfonos de interés Teléfonos de interés Noticia RSS feed Gadgets para tu página web Gadgets para tu web
Conversor de monedas Conversor monedas El tiempo El tiempo Fases Lunares Fases Lunares Páginas Blancas Páginas Blancas
Prensa y Revistas Prensa y Revistas Televisión Televisión Radio Radio Guía Tv Guía Tv
Buscador Web Buscador Web      

Web Solidaria Vida Una San Pedro Alcántara La Noción

Foros